Saturday, September 6, 2008

Le corps poétique




Hay personas que te enseñan mas de la vida, que todo lo que la vida misma puede enseñarte, por eso y por todo este post va dedicado a Celia Rosa, mi maestra.





La mayor parte del tiempo somos una pose, y digo una pose no porque estemos estaticos adoptando una misma posicion sino porque nos desarrollamos y nos desenvolvemos en una sociedad donde todo esta preconcebido y donde existen normas de comportamiento bastante estrictas. Bueno, antes de inmiscuirme mas profundamente en esta delicada ebra de hilo aclaro que mis intenciones no son las del nazareno, no, no pienso plantear una unica verdad ni embatirme en cuestiones de este tipo porque tampoco van a llevarnos a ningun lado. Jaques Lecoq descubrio la importancia del movimiento dentro de la representacion y hallo la conexion hacia todo los niveles de movilidad posible y hacia la impresion (mas que la expresion) corporal. En el intento diario de parecernos perdemos la capacidad de una movilidad multiple donde nuestro cuerpo sea flexible fisica y mentalmente. Pero no hablamos de personas comunes, hablamos de actores, a quien mas le incumben estos temas? Puesto que el cuerpo es el instrumento mas visible que poseemos, en la representacion, el movimiento o incluso el no-movimiento (que viene siendo como las blancas, que son los silencios en la musica) pues te brindan mucha mas informacion o mucho mas sentido que un texto incluso. A traves de este conocimiento Lecoq establecio una relacion entre disposicion fisica o expresion corporal y emociones, de forma tal que la segunda llegara a traves de la primera. Propuso una verdadera abstraccion artistica aplicada al arte de la representacion, relacionando asi otras manifestaciones artisticas como la pintura o la musica e incluso la literatura, cada una aportando matices, cada una considerando su propio lenguaje narrativo. Se recreo bastante en la indagacion de las tecnicas del movimiento empleadas durante el uso de la mascara, los estados corporales que se adoptan cuando se posee una misma expresion, haciendo asi que se multipliquen las posibilidades dentro de la representacion, y por supuesto dedico una seccion especial al clown y al mimo, que son por excelencia los encargados de narrar acontecimientos a partir del silencio. Entonces yo me pregunto si de veras usamos nuestro cuerpo para comunicar o si estamos tan llenos de miedos que tememos que se descubran nuestras emociones por un gesto o por la ausencia del mismo, pero aun asi y como no podemos tomar partido en absolutamente todo, nuestro cuerpo narra sutilmente lo que la conciencia esta presenciando. Creando imagenes con la voz y el cuerpo a traves de un conocimiento de las leyes del movimiento y proponiendo un teatro colectivo fue la propuesta de Lecoq con el fin de lograr un teatro completo y dinamico, donde cada actor debia ser parte de una gran composicion que era la pieza teatral en su totalidad, combinando tonalidades diferentes dandole asi la libertad al actor de inventar, de interpretar, de escribir e inlcuso de dirigir. Se opuso a muchos pedagogos archiconocidos como Grotowski porque utilizaba a sus alumnos para busquedas personales y puso en cuestion las tecnicas de las escuelas rusas que proponian una busqueda de las emociones que fuera de adentro hacia afuera, el en cambio iba del exterior al interior a traves de un estricto analisis del movimiento. Jugaba con cada palabra como un simbolo y asi a traves de toda una gran busqueda y experimentacion entonces conseguir una verdadera caraterizacion del personaje, una verdadera poetica del cuerpo, hasta lo irreconocible, hasta lo inimaginable. El cuerpo poetico fue la unica obra publicada sobre la pedagogia teatral de este maestro que establecio su escuela en Francia y cuyos discipulos continuan ensegnando y empleando sus tecnicas. El libro es completamente accequible en internet, esto lo aclaro porque no pienso prestarle el mio a nadie, y para agnadir confieso que, es que no me gusta ni prestar libros ni dejarlos olvidados, en eso soy bastante pesadita. Ademas recomiendo el ensayo de Jorge Pico sobre la labor de Lecoq, llamado El Actor es el Autor.
Esto es todo por hoy! Buenas noches!




3 comments:

Bell George said...

Hola vecina lejana, ya ni pasas a leer Ahumadas con Agustinas, pero bueno, igual vengo con entusiasmo por aquí y leo los de teatro que son mis preferidos.
Saludos y que estes bien.

óscar said...

ME parece muy interesante tu blog. Me seguiré pasando por aquí si no te importa. Saludos

Patricia Miranda said...

gracias bell, fiel amiga! y gracias oscar por pasar, por supuesto que me importa! pasa todas las veces que quieras! un abrazote!