Monday, August 18, 2008

Cuore


Yo soy una persona que se ocupa bastante de ejercitar la memoria, y como si fueran joya preciada los recuerdos tienen un alto valor para mi, por tal motivo no quisiera olvidarlos ni perderlos por un descuido de la practica, me gustaria conservarlos por mucho tiempo, si fuera posible para toda la vida. Durante el ejercicio de la memoria, hay recuerdos que me llegan con facilidad, los hechos mas recientes acontecidos en mi vida o los que me marcaron profundamente, y hay otros que consigo recordar despues de un gran esfuerzo, conjugando imagenes, nombres, situaciones, como esos pasajes de la ninez, que recuerdo vagamente pero con una nostalgia inmensa. Para la seccion literaria de este blog, que como ya explique anteriormente es la unica que guarda cierto orden cronologico, debo visitar sitios reconditos de la memoria, y anoche mientras me embarcaba en ese viaje estricto que suelo realizar, sucedio algo extragnamente hermoso: "sogne un recuerdo" Estaba dentro de un edificio inmenso que muy bien he de reconocer yo, mi escuela primaria de 1ra y 30 en Playa, "Solidaridad con Chile". Yo subia por unas escaleras anchas hacia el tercer piso, el ultimo, donde detras de una puerta negra y grande por donde cabia perfectamente el gigante del cuento de megnique estaba la Biblioteca. Sitio clarisimo y espacioso, done la bibliotecaria, una mujer paliducha y siempre sonriente nos aguardaba ansiosa. Eramos una clase grande, y las maestras solian organizarnos en dos largas filas, una de hembra y otra de varones, atravesabamos media escuela para llegar al edificio donde se encontraba la Biblioteca, debiamos ir tomados de las manos sin deprendernos ni un segundo, cosa que yo no soportaba porque mi mano siempre sudaba mucho y la de mi compagnerito tambien, y esa mezcla de sudores me provocaba una sensacion tan extragna que me incomodaba bastante. No recuerdo el nombre de la bibliotecaria y tal vez habia un poco de frio aquel dia, pero bien si recuerdo que "Corazon" del escritor italiano Edmundo de Amicis, era el nombre del libro que nos presento aquella tarde. Pero, !que ejercicios de la memoria ni que ocho cuartos! No es facil olvidar un libro asi, ni la impresion que te causa cuando eres un nigno, flor abierta a la sensibilidad, y descubres entre sus paginas sentimientos tan sublimes. Me pueden acusar de sensiblera pero este libro causo un gran impacto en mi, en todos los sentidos, y el que no se conmueva con esas paginas ecritas a modo del diario de un nigno, es porque probablemente no entiende nada de nada, y esto ya es bastante penoso. Corazon es un libro intenso, que te hara llorar a moco tendido, y a los que se resisten y forcejean en vano con este acto desgarrador, pues les dejara un nudo violento en medio de la garganta. Es una obra que defiende los valores humanos como unica riqueza que realmente poseemos y es nuestra. La amistad, la bondad, la tolerancia, la consideracion, el respeto, el amor a la patria, a los padres, a la identidad, el sacrificio, el perdon, estas son apenas unas cuantas cualidades positivas de las que este libro precioso esta repleto, y entre las cuales todos los seres humanos deberian ser educados para asi convivir en una sociedad un poco mas justa y pacifica. Pero que digo! Divago! Todas estas consignas utopicas no estaban en mi suegno-recuedo! Me desperte justo cuando mi imaginacion comenzo a tomar parte en mis memorias, alguno de mis compagneros leia en voz alta para toda la clase un capitulo del libro, y yo me distraje por unos segundos, mire hacia afuera y pude ver como nevaba y se amontonaban los copos de nieve en las ventanas del edificio. Estaba yo en algun lugar cerca de los Alpes italianos o me encontraba en la costa salada de La Habana donde jamas ha caido nieve?

7 comments:

Ernesto Menéndez-Conde said...

he disfrutado mucho leer esta evocacion de Corazon, que yo apenas recordaba. Gracias. Tambien me gusta mucho eso de sonnar un recuerdo.
Saludos.

Anonymous said...

Corazon vija conmigo desde que sali de Cuba. Y ahora reposa en un marco, junto a una foto de mi abuela que me lo regalo cuando aprendi a leer, en el cuarto de mi hija aqui en Texas.
Muy bueno tu blog

Patricia Miranda said...

gracias Erne por la visita! gracias a la visitante de Texas por contarnos esa historia tan bonita sobre este libro tan maravilloso! gracias a los dos por tomarse el tiempo de compartir! besazo

rai machado said...

estos dias al igual que muchos otros a lo largo de estos años,siempre me venian a la mente esos mismos recuerdos llenos de nostalgia y curiosidad,nostalgia por esos preciosos años que no volveran y curiosidad por saber que ha sido de mis compañeros y amigos en su camino hacia sus destinos.yo estudie en esa misma escuela"Solidaridad con Chile",y reorri esos grandes e inmensos pasillos,y aprendi mucho de grandes maestros ,como mi profesor de 6to grado pepe,era una gran persona y poseia grandes conocimientos,tu blog me a transportado gratamente como tu sueño te llevo a nuestra escuelita de 1era y 30ta,playa.patricia felicidades por despertar estos sentimientos y recordarme que tambien lei por primera vez ese mismo libro CORAZON y me emociono al igual que a ti en la misma biblioteca,mi nombre es Rainer Machado y naci en el 80,o sea estudie alli del 85 al 91.felicidades por tu blog

N. said...

Yo también estudié en esa escuela. Extraño lugar... Recuerdo la biblioteca, al profesor Pepé, muy bueno, y al anciano profesor de ajedres. Y al de teatro. Buena escuela, horribles recuerdos de los alumnos, es decir muchos de los otros niños, no todos claro, supongo. Seguramente ustedes eran un encanto.Había un comedor escuela con una escultura en el jardín, y una enfermería. Nos llevaban al parque de 26... Y los pasillos, las ventanas con cristales y los árboles detrás de la plataforma del patio, con dos escaleras, y los pasillos laterales del patio, y un lugar en los bajos, cerrado, donde había quien jugaba pin pon. Y una auxiliar pegagógica sin cejas y con un horroroso pulover adornado con el dibujo de tres encapuchados con cruces, uno de los cuales sostenía la cabeza cortada de una niña o algo así, era algo muy ominoso. Y los dos terrenos a los lados y las salvadoreñas que casi todas se llamaban Ana algo. Extraño lugar.
El libro Corazón lo lei en otra parte, y sí, es un buen libro. Cuando niña me lo lei y me gustó, pero no lloré con las historias, sin embargo, me lo volví a leer unos años más tarde y sí lloré un poco.
Solidaridad con Chile ha cambiado mucho, pasé por ahí el comedor está en los bajos.

Carlos Argueta said...

La biblioteca de la Escuela Solidaridad con Chile para mi era como un lugar magico, claro en ese enconces tenia como 9 años, econtraba libros maravillosos. Recuerdo ese donde salia el Kremlin, donde veimaos fotos donde todo los cuartos eran de oro. Me acuerdo de las historias de Julio Verne y muchos libros mas. El profesor pepe, claro que si me acuerdo de el, muy buena persona. Al igual que el viejito de ajedrez, recuerdo que con mi amigo Michel y yo nos metiamos clases de ajedrez, pero siempre me terminaba durmiendo, al final se retiro y llego otro profesor. Me acuerdo del profesor de cuentos..bueno bueno bueno, le decia la mula al freno...y siempre actuaba para nosotros los cuentos, me acuerdo de las revistas, no se si aun las hacen, el comedor que era una gran casota grandota. Me acuero que dormiamos en los albergues, y en vacaciones algunos pasabamos las pasabamos ahi, nos ponian malas peliculas rusas, o nos llevaban de paseo. Me acuerdo del gran patio de la escuela, con una plataforma adelante donde nos formabamos. Los salvadoreños que pasabamos por ahi siempre nos traen gratos recuerdon, me acurdo de mis compañero, luis, ernan, reinier,leonel, jorge, rosa ,,susana y muchos mas,estudie ahi tambien del 85 al 91...me fui de cuba.. siempre tendre buenos recuerdos de ese lugar. Por cierto hay alguna pagina web de la escula primaria solidaridad con chile. Alguna informacion escribir a argueta.carlos@gmail.com.

Patricia Miranda said...

que cosa tan maravillosa es recordar! es realmente un misterio la forma en que los recuerdos le llegan a uno viniendo de tan lejos, es como volver a vivir en la ausencia!
en facebook encontre un grupo con el nombre de la escuela y alli he visto fotos antiguas que ex-estudiantes han posteado, yo tengo muchas tambien en mis albums de aquellas epocas! yo estudie en los noventa! el periodo especial, de veras especial para mi!
un abrazo a ray, n, y carlos! gracias por compartir!