Wednesday, July 30, 2008

Les Glaneurs et la glaneuse.



Como buena cinefila, mi adiccion por el septimo arte incluye hasta sus mas variados generos, y el Documental segnores, por tener su propio lenguaje y esa mezcla de realidad y ficcion me seduce intensamente. Agnes Varda es una cineasta-documentalista belga que ha residido y trabajado la mayor parte de su vida en Paris, sus peliculas y documetales son de un caracter social y realista, en su mayoria de una critica cruda y directa a los sistemas sociales, considerandose ella misma mas identificada con las politicas de izquierda, es considerada como "la abuela de la nueva ola" (nouvelle vague) .
***
Es una realidad devastadora, hemos ido perdiendo el sentido de abstraccion, en una vida moderna y mecanica, nos vamos desprendiendo velozmente de cualquier cosa "inservible" y nos adentramos asi a un mundo "practico" donde todo es desechable, remplazable, inutil y vacio. Y amontonamos la basura en pilas inmesas, como parte de estas sociedades de cosumo o mejor dicho de estas sociedas de desperdicio consumista. Vamos al mercado por mas, pensando que necesitamos mucho mas, siempre mas y en abundancia, llegando a tener tanto y mas de lo que podemos asimilar o de lo que realmente necesitamos.
De alguna manera ese acto de espigar esta en muchas escenas de la vida diaria, Agnes Varda tambien recolecta imagenes con su camara, en contraste con la antigua costumbre de las mujeres espigadoras que van recogiendo lo que quedo de las cosechas para consumo propio, la artista va rescatando imagenes, en un momento se olvida de apagar la camara y queda grabada la tapa del lente moviendose y brincando, asi esta grabacion que debio ser eliminada del documantal pues la artista la usa reafirmando asi el hecho de aprovechar algo que resulta aparentemnte inservible. El tiempo es un magnifico elemento, y tiene un valor importante, la misma Varda que se encuentra un reloj en el basurero de desechos , un reloj al cual no le funciona su mecanismo, no tiene manecillas ni marca la hora, pero sin embargo, la artista afirma que -le parece un reloj formidable esteticamente, y que la verdad, va a irle mucho mejor si el tiempo no pasa- (reflexionando sobre la vejez).
Se arriesga con cada uno de los personajes, espigadores tambien los que usan pedazos de objetos rotos o viejos para crear un arte bien contemporaneo donde lo que parece inservible para otros resulta de gran utilidad en el mismo momento en que el objeto se transforman y adquiere otra funcion, o los que se alimentan de las toneladas de alimentos que los mercados tiran, o los que recogen equipos electrodomesticos que otros dejan bandonados y luego de una reparacion los venden y asi se ganan la vida . La mirada a todos ellos es curiosa y a la vez cómplice, nunca compasiva, ya que no hay nada de que avergonzarse; al contrario, son quienes tiran toneladas de patatas por ¡tener un tamaño demasiado grande para el mercado!, quienes deberían sentir oprobio.
El acto de espigar es tan antiguo como la existencia humana sobre la tierra, incluso nuestras sociedades lo han puesta en tela de juicio muchas veces, alegando que es robar el hecho de aduegnarse de algo que no te pertenece, pero la sangre no ha llegado al rio, las autoridades han establecido que cuando algo se abandona pues gana el derecho el que lo encuentra y decide darle algun otro fin que no sea un rincon de la calle.
El documental puede parecer tambien una especie de road movie donde el personaje principal (Agner Varda) se busca a si misma, al mismo tiempo que intenta comprender la sociedad en que vive. El estilo mezcla el realismo con lo poetico e incluso cierta insunuacion al surrealismo, el lirismo con el documento social. La pelicula conduce su discurso a traves de la reflexion y la sugerencia. Nos encontramos dentro de un proceso de comprension (de la protagonista), no un discurso formalizado. Por eso nada se da por sentado o se presenta de manera obvia, sino que las conclusiones deben ser extraídas por el espectador.
De cualquier manera amigos y para el bien de cada cual, les dejo la recomendacion, este documantal precioso!

"Soy una pepenadora de imágenes, debo mostrar lo que otros no ven, por eso es importante registrarlo. Las papas en forma de corazón representan un símbolo: la generosidad. Las personas comparten lo que recolectan, como yo lo hice, para compartirlo con ustedes. Un documental es una aventura; siempre se obtienen sorpresas. Es un oficio que parte de la curiosidad".

1 comment:

Ernesto Menéndez-Conde said...

Vi el documental hace como dos annos. Me encanto.