Monday, January 12, 2009

... de aquellos libros para niños.

No vaya a pensar usted por error que no lei libros para niños, pensar asi seria una mala idea porque de hecho podria anticiparse y equivocarse. Lei por ejemplo "Pipa Medias Largas", que me gustaba tanto que hasta me consegui un mono y le puse Nelson. Lei "Cuentos de la selva" de Horacio Quiroga y "El Principito" de Exupery y tambien quise que me pintaran un cordero y una caja. Lei un libro que mi mama nos compro, a mi y a mi hermana, en una feria del libro que era sobre unos personajes rarisimos "De las rastrirrañas y las miñocorras" de Enid Vian, que mas tarde se me parecieran tanto a los cronopios y a las famas. Lei claro las "Fabulas de Esopo" y tambien Las viejitas de las sombrillas de Manuel Cofiño que me parecian tan tiernas. En la escuela leiamos mucho de los libros de texto, sobre todo poemas patrioticoscomo Elegia de los zapaticos blancos o Mi bandera. Montabamos obritas de teatro como la de Manuel Galich " Ropa de teatro" o la "Fuente ovejuna" de Lope de Vega . Leia mushos libros, leia con frecuencia a Lewis Caroll y a veces pasaba que no los terminaba, o que los abandonaba por un tiempo y luego los retomaba. Pero pronto me converti en una avida lectora, lei "El Mundo de Sofia" de Gaarder, el cual fue un regalo mi madre, filosofa al fin! que me gusto mucho aunque ya ahora de grande no me atraigan los best-sellers. Hasta una novela rusa que se llamaba "La Cuarta Altura" y la cual tengo el presentimiento de haber sido la unica persona en el mundo que la haya leido. Aunque es cierto que mi mama siempre se esforzaba por comprarnos libros para niños, ya que el gigante librero de la casa contenia material belico y era como un juego de abalorios en el paradiso o como una Biblioteca de Babel que parece que te devora; siempre encontraba una extraña necesidad de examinar aquellos que no tenian figuritas, los que contenian solo palabras, un universo de palabras, infinitas palabras. Ese placer tan delicioso que a algunos nos provoca el acto de la lectura lo presenti desde chiquita. Quizas la curiosidad me ha convertido en lectora, quizas la curiosidad enfermiza!

6 comments:

Garrincha said...

¿has leído "la familia mumín"?

awesome!

Patricia Miranda said...

nop Garri!
pero tu blog si que es
hilarious!!!!! clasificacion *****
jeje un abrazote y gracias por la visit!

Quimera said...

me encanta tu blog, lo he leido desde hace poco y me llena el alma, como uno de mis poetas favoritos...Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de fumarte,de beberte, de pensarte. Es posible. Siguiendo las
prescripciones de la moral en turno. Me receto tiempo,
abstinencia, soledad.

¿Te parece bien que te quiera nada más una semana? No
es mucho, ni es poco, es bastante. En una semana se puede reunir todas las palabras de amor que se han pronunciado sobre la tierra y se les puede prender fuego.
Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado.
Y también el silencio. Porque las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada.

Hay que quemar también ese otro lenguaje lateral y subversivo
del que ama. (Tú sabes cómo te digo que te quiero
cuando digo: "qué calor hace", "dame agua",
"¿sabes manejar?", "se hizo de noche"...Entre las gentes,
a un lado de tus gentes y las mías, te he dicho "ya es tarde",
y tú sabías que decía "te quiero".)

Una semana más para reunir todo el amor del tiempo.
Para dártelo. Para que hagas con él lo que tú quieras:
guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura. No sirve,
es cierto. Sólo quiero una semana para entender las cosas.
Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio
para entrar a un panteón.

Patricia Miranda said...

vaya poema! gracias Quimera!

LiaMaría said...

Patricia, muy bueno el Blog, pero solo un detalle, el libro "de las rastrirrañas y las miñocorras" es de Enid Vian!

Patricia Miranda said...

ahora si que recuerdo! claro que si! era de Enid Vian! hace tanto tiempo ya! de seguro encontre la informacion errada en internet! muchas gracias Lia por visitarme y corregirme!
un abrazo!